Mayo 18, 2017

Proyecto educativo

 

Trabajamos a través de la  pedagogía Montessori, donde el protagonista es el niño y el ambiente es creado en base a sus necesidades e intereses. De este modo, se propicia un espacio de aprendizaje autónomo a través del juego y materiales que despiertan el interés del niño. Durante todo momento, los ritmos y necesidades del niño son respetadas, por lo que se crea un ambiente seguro donde el niño decide que hacer en cada momento de la jornada.

Desde Biloba, cada niño puede desarrollar su potencial en un ambiente preparado donde desenvolverse seguro e independiente, basándonos en principios fundamentales para nosotros y fieles a la pedagogía Montessori:

 

  • Respeto a la individualidad del niño. Cada niño es único, por ello el espacio debe acoger cada particularidad, cada esencia. Las necesidades del niño pequeño deben ser satisfechas en su momento con cariño y con calma. Del mismo modo sus intereses deben ser tenidos en cuenta y cada niño debe poder encontrar un camino para seguirlos.

 

  • Propiciamos la autonomía del niño desde que es pequeño, gracias al ambiente preparado con mobiliario a su medida y materiales a su alcance. En el día a día todo es un aprendizaje por lo que no seccionamos horarios para trabajar cada contenido, si no que el niño accede por su propia voluntad a los recursos que encuentra en el aula. Damos gran importancia a la independencia física del niño, por lo que fomentamos su adquisición mediante actividades de vida práctica cada día.

 

  • El papel de la guía como acompañante del desarrollo del niño. No creemos en la necesidad de enseñar al niño, más bien en la necesidad de aprender a través de él. Por ello, las guías son acompañantes que siempre se encuentran en un segundo plano, observando al niño y prestándole la ayuda necesaria cuando es demandada. La guía presenta el material al niño cuando está preparado para ello, y a partir de aquí, no juzga, no interviene. El niño es el único maestro de su aprendizaje.