Junio 2, 2017

Casa de Niños

Niños y niñas de 3 a 6 años

Horario de 9.00h a 13.30h (flexible)

Ratio reducida (10 niños por acompañante)

Ambiente preparado para niños y niñas de 3 a 6 años donde descubrir el mundo mediante sus propias experiencias.

Al ser los propios niños quienes deciden en qué trabajar cada día y  en cada momento, aprenden en base a sus intereses y desarrollan su capacidad de tomar decisiones.

Cada día los niños deciden que material usar,  en qué momento salir al jardín donde también el ambiente está preparado, tomar un tentenpié saludable (ofrecido por el centro diariamente) o descansar si es necesario.

Los niños y niñas cuidan el ambiente adquiriendo un sentimiento de respeto hacia ellos mismos y los demás, desarrollando su sentido de la responsabilidad.

La mezcla de edades propicia el respeto a los ritmos individuales así como un ambiente cooperativo entre los niños y niñas.

Las áreas del salón de Casa de Niños recogen:

  • La vida práctica:  Mediante actividades de la vida diaria el niño va conquistando su independencia poco a poco. Son las pequeñas tareas de la vida cotidiana las que satisfacen los intereses de los más pequeños: aprender a vestirse, lavarse las manos, llenar un vaso de agua son actividades básicas que requieren de la práctica diaria, aprender mediante el ensayo y error, sin prejuicios y dejándolos resolver las adversidades a ellos mismos.
  • Sensorial:  el aprendizaje tiene sentido cuando proviene de la propia experiencia. Por ello los niños necesitan tocar con las manos, sentir los materiales, establecer relaciones entre ellos y descubrir sus cualidades. El material de desarrollo Montessori propicia el parendizaje mediante la experiencia de los sentidos.
  • Lenguaje: Uno de los periodos sensibles que abarca las edades de 0 a 6 años es el lenguaje. El niño menor de 6 años está inmerso en este aprendizaje que adquiere de forma natural. A partir de los 3-4 años el niño comienza a interesarse por la escritura y la lectura,  por lo que es necesario ofrecerle las herramientas para que acceda al lenguaje escrito de manera significativa, mediante materiales manipulativos y experiencias reales.
  • Matemáticas: Con los materiales manipulativos  el niño interioriza cualidades y establece relaciones adquiriendo las nociones de forma natural y abriendo paso adquiere nociones matemáticas abriendo paso al pensamiento lógico.
  • Cultura: este área recoge materiales susceptibles de transmitir al niño conocimientos de su entorno. Partiendo de sus intereses se le abre un abanico en el que aprehender de manera globalizada su proipio mundo.

Además disponen de una zona de arte en la que experimentar con diversas técnicas plásticas y un rincón de lectura y encuentro tranquilo.